Notas de Interés
La OMS advierte sobre medicamentos falsificados
Estima que una décima parte de los productos médicos de los países de ingresos bajos y medianos son de calidad subestándar o falsificados.

 

 

 

 

 

 

La Organización Mundial de la Salud exhorta a todos los países a estar alertas a esta peligrosa industria. “Desde 2013, la OMS ha recibido 1.500 notificaciones de casos de productos de calidad subestándar o falsificados. En algunos casos estamos hablando de millones de dosis de medicamentos, en otros de una sola dosis; entre ellos, los antipalúdicos y los antibióticos son los más frecuentemente citados. La mayoría de las notificaciones (42%) proceden del África, el 21% de las Américas y el 21% de la región de Europa”, explicó en declaraciones escritas Leticia Linn, portavoz de la OMS.

 

“La OMS ha sido notificada de la existencia de productos médicos de calidad subestándar y falsificados en todas las categorías terapéuticas principales, entre ellas medicamentos, vacunas y productos para el diagnóstico in vitro. Los antipalúdicos y los antibióticos se encuentran entre los productos médicos de calidad subestándar y falsificados notificados con más frecuencia. Pueden falsificarse tanto medicamentos genéricos como medicamentos innovadores, desde antineoplásicos muy caros hasta analgésicos muy baratos”, detalló Linn.

 

Según establece la OMS, el alcance de esta industria es monumental, desde los mercados callejeros ilegales, los sitios “web” no regulados e incluso en farmacias, dispensarios y hospitales, por lo que todos los países deben estar alertas ante esta peligrosa industria, aunque reconoce que algunas zonas son más vulnerables por la debilidad de sus sistemas de salud.

 

“Ningún país se mantiene al margen de este problema desde América del Norte y Europa hasta África, el sudeste de Asia y América Latina. Lo que antes se consideraba un problema sufrido por los países en desarrollo y de bajos ingresos ahora se ha convertido en un problema para todos. Esto se extiende tanto a los consumidores como a los foros empresariales. Una cultura de autodiagnóstico y auto prescripción ha llevado a la aparición de miles de sitios “web” no regulados que brindan acceso sin supervisión a los productos médicos”, sostuvo.

 

Sin embargo, previo al 2013, no había ningún mecanismo de vigilancia mundial en torno al uso de medicamentos subestándar o falsificados, por lo que la OMS acepta que aún están dando los primeros pasos en la lucha contra esta peligrosa industria.

 

“Las actividades sistemáticas orientadas a estimar la proporción de medicamentos tomados por los pacientes que incumplen las normas de calidad, así como para vigilar y medir la producción y el comercio de productos falsificados, están en etapas tempranas. En julio de 2013, la OMS estableció un sistema de vigilancia y monitoreo mundial para los productos médicos de calidad subestándar y falsificados. “El sistema brinda a los organismos nacionales de reglamentación farmacéutica un portal de información al que pueden advertir de productos médicos sospechosos, y donde pueden consultar si se han encontrado productos similares en otros lugares”, detalló la portavoz.

 

Según Linn, la OMS ha formado a 550 especialistas en reglamentación en 141 países con el fin de detectar el problema y atajarlo. Mientras que trabajan con las autoridades nacionales de reglamentación farmacéutica para investigar los casos sospechosos y emitir alertas cuando proceda. Pero admiten que sigue siendo vital que la información acerca de este tipo de casos fluya para poder alertar a tiempo en otras partes del mundo que se puedan ver afectadas por los mismos productos.

 

“La necesidad de un intercambio internacional de datos de esa índole se ha acentuado paralelamente a la creciente complejidad de la industria farmacéutica. En un caso, pacientes de América del Sur salvaron la vida después de que el análisis de la base de datos mostrase que se habían visto afectados por el mismo producto contaminado que había causado muertes en Asia varios meses antes. Se administró rápidamente el antídoto, se salvó la vida de muchos y retiraron del mercado los mismos productos contaminados en otros países”, concluyó la portavoz de la OMS.

 

Fuente: Primera Hora

EDICIONES VR S.A.
Av. Hipólito Yrigoyen 4021 (C1208ABH) Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Tel./Fax.: (54-11) 4958-2815 / 4958-2812
info@edicionesvr.com